Skip to content Skip to navigation

Idiomas

Interactuar, creer nos une - Edición 4

Interactuar, creer nos une - Edición 4

EL VALOR DEL EMPRESARIO CREATIVO
Por Fabio Andrés Montoya.
Director Ejecutivo Corporación Interactuar.

Son tres negros saboreados de Chocó que viven en Medellín. Desde 2001 reunieron sus saberes musicales del Pacífico y sus anhelos de convertirse en músicos. Su sonido es mezcla de ritmos urbanos y electrónicos, con cumbia, chirimía, bullerengue, currulao y ritmos africanos. Sus inicios fueron difíciles, cada uno llegó a la “Capital de la Montaña” en distintas fechas con sus padres y uno de ellos nació en Medellín. Al principio no tenían la manera de grabar ni de hacer presentaciones; sin embargo, la Pastoral Social vio su esfuerzo y patrocinó su primera grabación. Luego se acercaron a emisoras, bares, y aunque en muchos lugares les cerraron las puertas, no desfallecieron. Así fue creciendo y forjándose este sueño al que llamaron Explosión Negra, ya tienen 17 años trabajando en un proyecto que no solo es musical, también es una fundación que lideró por algunos años el Festival Afrourbano de Medellín y ahora el Afro-Latino Fest, también apoyan y asesoran a jóvenes afrocolombianos de colegios y universidades a lograr sus sueños musicales.

Explosión Negra es una clara expresión del impacto de las industrias creativas en nuestra sociedad y del arduo camino que tienen que trasegar para salir adelante, algo en lo que algunas instituciones venimos trabajando desde mucho antes de que el actual gobierno las pusiera en el radar. Pero su desarrollo no se logrará con un decreto presidencial ni con la buena voluntad de unos pocos. Bienvenido todo el impulso que el gobierno le quiere dar a la economía naranja, pero necesitamos hacerlo bien hecho para evitar desencantos futuros.

Lo primero que necesita la economía naranja es que haya economía, es decir, un entorno propicio y simple para hacer negocios, donde los distintos costos y “trabas” regulatorias y fiscales estén acordes con los tamaños y tipos de emprendimientos, donde la normativa, en lugar de inhibir la formalización (tal como sucede hoy), la facilite. Con unas condiciones adecuadas fácilmente desarrollaremos, no solo la economía naranja, sino también la blanca, la café, la verde. Así, creemos que la prioridad del país hoy es desarrollar un ambiente apto para los negocios; una política pública que facilite la labor de emprender, especialmente para las microempresas –que son el vehículo idóneo de la gran mayoría de empresarios naranja–.

Así mismo, guardo la esperanza de que el impulso que dará el gobierno no se centrará en las mega-producciones; todo lo contrario, que tendrá como eje a los creativos independientes y a los colectivos (plataformas) que apoyan la labor de distintos artistas, pues intuyo que es esta gran masa la que realmente moverá la economía naranja.

 

Lee el editorial completo de nuestro Director Ejecutivo y todos los artículos de la cuarta edición de Interactuar, creer nos une,  LEE LA VERSIÓN ONLINE

Testimonios

Compartir: