Skip to content Skip to navigation

Idiomas

Pagos PSE

Brown Repostería, el dulce sabor del emprendimiento

Conoce la historia de dos jóvenes empresarios que empezaron su negocio en la universidad como algo temporal y hoy, gracias a su talento y al acompañamiento de Interactuar, lo transformaron en su empresa, en su proyecto de vida.   

          

Isa y Nico son una pareja llena de sueños. Como muchos universitarios, querían tener su propia empresa, pero antes debían resolver sus necesidades económicas inmediatas, pagar sus estudios y tener dinero para sus gastos.

 

Un día se les ocurrió vender brownies en la universidad. Al fin y al cabo, muchos lo hacen mientras están estudiando y consiguen sostenerse medianamente. Con un par de tutoriales y la ayuda de sus mamás, comenzaron en la cocina de la casa de Isa a preparar brownies, el postre perfecto para sus compañeros durante las largas jornadas de clases, trabajos y charlas.

 

Pero lo que era algo temporal fue creciendo y tomando forma. Y es que cuando uno disfruta lo que hace, lo mejor que le puede pasar es que eso le genere dinero. De pronto los brownies ya no se vendían solo en la universidad: el voz a voz los llevó a venderlos en eventos y reuniones y, en unos meses, se dieron cuenta de que los hornos de las cocinas de sus casas ya no eran suficientes, pues tardaban horas y horas sacando unos pocos brownies.

 

En ese momento sintieron que no iban a poder seguir con el negocio;no tenían dinero para un horno grande y creían que nadie les prestaría un peso a dos jóvenes de 19 años que apenas estaban estudiando.

 

Pero, como dicen por ahí, es mejor tener amigos que plata y alguien les contó que existía un lugar en el que podían hacer un préstamos para ese horno que tanto necesitaban, sin importar qué tan jóvenes eran o si apenas estaban en la universidad. Fue así como llegaron a nuestra Corporación Interactuar, tomaron un crédito para creación de empresa y compraron ese primer horno que empezó a hacer realidad su sueño de convertir la venta de brownies en una empresa de verdad.

 

Ahora tenían más clientes, más pedidos, todo marchaba bien. No obstante, muchos les preguntaban si tenían algo más que ofrecer: si hacían tortas, trufas y demás. Tenían claro que ya era momento de evolucionar, pero ¿cómo? Hasta ahora solo sabían hacer brownies. Nuevamente, una amiga les habló de Interactuar y sus cursos y programas de formación. Pidieron asesoría en la Corporación y comenzaron a prepararse de verdad: el curso de repostería fue su primera capacitación.

 

Luego conocieron el Método Base de Aceleración – MBA y empezaron a organizar el funcionamiento de su empresa. Tomaron un nuevo préstamo y abrieron un punto de venta: ¡Brown

 

Repostería se convirtió en una realidad! Lo que empezó como algo temporal, se convirtió en el proyecto de vida de Isa y Nico y, por supuesto, en su mayor orgullo.

Testimonios

Compartir: