Skip to content Skip to navigation

Idiomas

APRENDER Y COSECHAR ÉXITOS

APRENDER Y COSECHAR ÉXITOS

En San Cristóbal, zona rural de la parte alta de Medellín, el paisaje natural contrasta con la maraña de casas y edificios que se divisan en el valle. Allí está El Edén, la finca en la que Francisco Sierra trabaja al lado de su padre desde que tenía doce años.

 

Allí aprovecha cada metro, siembra flores y hortalizas de lunes a jueves desde las seis de la mañana, los viernes y los sábados la jornada comienza a las 1:30 am porque debe preparar los productos para venderlos en la plaza de mercado. Lo hace él mismo para evitar que los intermediarios se queden con las ganancias y porque tener una relación cercana con sus clientes le permite conocer sus necesidades y saber qué piensan de sus productos.

 

Francisco es un hombre que ama el campo, tiene ansias de aprender y está convencido de que es posible mejorar cada día en su trabajo. Por eso participó con entusiasmo en el programa de capacitaciones y asesorías que la Alcaldía de Medellín e Interactuar ofrecieron en su vereda. Al aplicar lo aprendido mejoró la productividad de su finca y, por consecuencia, las ventas.

"En Interactuar son amigos del campo, y de esos hay pocos. Hace 32 años trabajo la tierra y no había tenido la oportunidad de que alguien se interesara por lo que hago". Francisco Sierra.

 

Con la sonrisa permanente que lo caracteriza, resalta que esta experiencia fue especial por todo lo que les enseñaron, pero también porque valoraron el conocimiento que han adquirido los campesinos con la experiencia, “pude compartir con compañeros del campo, saber cómo enfrentan las plagas, aprendí a fertilizar con menos dinero y a disminuir el uso de agroquímicos, a conocer al cliente, a mejorar el producto y a ofrecer valor agregado –cuenta Francisco–. Además, tuve la oportunidad de descubrir falencias porque uno en su afán de producir no se da cuenta de los errores y necesita que alguien lo haga caer en la cuenta y lo oriente en cómo puede mejorar”.

 

Gracias a este conocimiento Francisco se esmera más en la presentación y en la manera de transportar sus flores y hortalizas, “así son más atractivas, le duran más a quien las va a vender y a quien le compra. Es que la mejor publicidad es un cliente contento, por eso la recompensa económica llega por añadidura”.

 

Su esfuerzo y los buenos resultados de su gestión se vieron recompensados también con la nominación al premio Famiempresario Interactuar del Año 2016. “Este reconocimiento me hizo sentir orgulloso de representar a los campesinos y de ser agroempresario, me inspiró más amor por la tierra y me impulsa a aprender más e innovar cada día”, comenta con emoción.

 

Francisco desea que los campesinos tengan más oportunidades como la que él tuvo con este programa, pues está convencido de que el campo es fundamental para la humanidad porque es su despensa, y si bien implica trabajar duro, representa una buena opción para tantos jóvenes sin empleo.

 

Lee más historias como la de Francisco Sierra  en la primera edición de Interactuar, creer nos une, DESCARGÁNDOLA AQUÍ o LEE LA VERSIÓN ONLINE

 

Testimonios

Desde que esto inició, se han aprendido muchas cosas; he crecido como persona y como empresario, por la experiencia con los créditos y el acompañamiento

Marco Antonio Martínez

Compartir: